URGE CIRUGÍA AL TRANSPORTE MASIVO

Ideas. Muchas ideas son las que se requieren para salir del atolladero en que está Transmetro, pues no va para ningún lado. Sus destartalados buses Euro 2 y 3 a base de diésel son una fuente de contaminación, cada día se deterioran más y las empresas operadoras Sistur y Metrocaribe están ahogadas y tienen cerradas las puertas de los bancos.

Vuelvo al tema del Transmetro porque exige una amplia deliberación ciudadana en busca de una salida, sobre todo cuando se aproxima el debate a la alcaldía de Barranquilla de 2023.

Un sector representativo del Transporte Público Colectivo (TPC) sostiene que al Transmetro hay que darle sepultura conforme al artículo 14 de la Ley 617 de 2000, según el cual una empresa industrial y comercial del Estado debe ser liquidada cuando “genere pérdidas durante tres (3) años seguidos”, y Transmetro desde su creación no ha alcanzado el punto de equilibrio en sus finanzas.

La explicación es que el sector público no apoya la operación en la dimensión necesaria. Solo Bogotá y Medellín disponen de excedentes para subsidiar el transporte masivo por contar con rentables empresas públicas de servicios. Porque Barranquilla vive básicamente del predial, de industria y comercio y de las transferencias nacionales en educación y salud. Y está  endeudada.

¿Qué debería suceder entonces? Yo creo que necesitamos en el gobierno distrital el suficiente coraje político para replantear el transporte masivo.
Tal vez sí haya que liquidar Transmetro, pero no para renunciar al transporte masivo sino para dar lugar a un ente público que maneje todo el sistema (flota, recaudo, estaciones, etcétera). Es decir, nada de concesionarios a cargo de los distintos procesos de la operación.

Otra decisión debería ser (sugiere Porfirio Ospino,  arquitecto y planificador urbano) integrar a Transmetro o al nuevo ente público a Soledad y Puerto Colombia, entendiendo que el servicio debe concebirse en términos metropolitanos. Y más adelante deberían también ingresar Malambo y Galapa. Barranquilla hay que concebirla como una ciudad metropolitana y en las determinaciones sobre transporte masivo no puede moverse sola. Incorporar particularmente a Soledad es clave porque es una ciudad de mayor tamaño que Santa Marta, Pereira y Manizales y no podemos seguirla viendo con ojos despectivos como un insignificante villorrio. Ospino propone incluso vincular a Soledad como socio de la Triple A para robustecer su componente público.

En la misma dirección de lograr que Barranquilla cuente con empresas que puedan apoyar al transporte masivo, Francisco Pupo,  economista y especialista en finanzas públicas, recomienda dotar al Distrito de una empresa pública de energía solar y eólica.

Ideas. Muchas ideas son las que se requieren para salir del atolladero en que está Transmetro, pues  no va para ningún lado. Sus destartalados buses Euro 2 y 3 a base de diésel son una fuente de contaminación, cada día se deterioran más y las empresas operadoras Sistur y Metrocaribe están ahogadas y tienen cerradas las puertas de los bancos.

Y lo más dramático: los usuarios están mamados del mal servicio. Por eso pienso que llegó la hora de sacar el bisturí y replantear todo. Eso, reitero, exige mucho coraje político. Es decir, un alcalde que se atreva.

@HoracioBrieva

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here