El irresponsable coaval verde

El colmo de la irresponsabilidad de la Alianza Verde fue concederle el coaval al hijo de Gustavo Petro. A este ‘pelao’ varios de la Colombia Humana no lo querían ni de diputado y ahora decidieron colocarle el ‘cetro’ de aspirante a gobernador.

Los verdes optaron por Petro hijo solo por el popular apellido de su papá. Pues el muchacho no tiene ni formación política, ni discurso, ni habilidades comunicativas, ni conoce una higa de administración pública y del Atlántico. Es un forastero al que le quitas el Petro y queda en na’.

Yo no entiendo el coaval verde si consideramos lo que en Bogotá me dijeron de Claudia López algunos líderes cercanos a Petro. No la bajaron de loca, de peñalosista y de derechista. Y agregaron: “La diferencia no es solo el Metro. Es que ella no estará con nosotros en el 2022”. La rabia de Gustavo Bolívar y Jorge Rojas, porque López en su inscripción exaltó a Sergio Fajardo como “futuro presidente de Colombia”, confirma lo que estoy contando. Los petristas llegaron a decirme, incluso, que preferían un triunfo de Carlos Fernando Galán.

Me abruma la cordura de los verdes. ¿Qué tal el polluelo mayor de Petro de gobernador? Sería como poner la vida de los pasajeros de un avión en manos de un aprendiz de piloto. 

No comparto que se diga que, tras mi retiro, no le quedaba otra opción a los verdes. Podían coavalar a Rodney Castro, que ha sido gerente del Superpuerto, y es, además, un joven talentoso de estirpe liberal que ha producido libros y escribe columnas de opinión. Castro es candidato por Colombia Renaciente.

Algunos chiflados han llegado a decir que el joven Petro repetirá la hazaña de Gustavo Bell en 1991. Entre Bell y él hay una distancia cósmica.  

La  Alianza Verde pensó primero en avalar a Alfredo Varela bajo el pragmático criterio comercial de que le garantizaba un buen ingreso por la reposición de votos. El  cálculo era: si no saca los mismos votos de 2015 (algo más de  340.000), porque ya no tiene los apoyos de Aida Merlano y el Partido de la U., al menos puede lograr unos 200.000 sufragios. 

Pero, Varela tenía resistencias por sus flirteos con el Centro Democrático y Cambio Radical, y cuando solicité el aval a la Gobernación la alta dirigencia verde titubeó.  Sin embargo, terminé mandando al carajo la petición porque me parecieron inaceptables las demoras y el manoseo.

A Varela le indagué acerca de su cuestionada renuncia a la Alianza Verde para llegar a la dirección de Cormagdalena. En un café que tuvimos en La Baguette, él me dio su versión: “Eso fue acordado con Antonio (Navarro Wolff) para que yo pudiera asumir el cargo”.

Ojalá aprendan. Los verdes en Bogotá centralizaron más de 15.000 avales. Es absurdo, por ejemplo, que un aspirante a alcalde de Suan tenga que depender de un conciliábulo de líderes andinos que jamás se han comido un bocachico en esta tórrida municipalidad ribereña.

@HoracioBrieva

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here