El novelón del Petrovideo

Paloma Valencia – la nieta del expresidente Guillermo León Valencia que a nombre de la pacificación pasó a la historia con la ‘Operación Marquetalia’ y generó un problema mayor llamado Farc – le propinó un demoledor golpe bajo a Gustavo Petro en el debate al fiscal NHM, divulgando un video que no venía al caso, como tampoco el incoherente sermón del senador Antonio Zabaraín.

El daño ha sido grande así el video no evidencie ningún delito. Es su atmósfera sigilosa la que tiene un efecto corrosivo, pues pareciera que Petro estuviera en el reparto de un botín. Él ha reconocido que fue una torpeza haber recibido plata en esas circunstancias, aunque lícita y para fines electorales.

Petro no es un Chómpiras de la política nacional, llena de electoreros mafiosos y corruptos. No hemos sido amigos muy próximos, ni tuve en su gobierno vínculos burocráticos o contractuales, pero nos profesamos un mutuo respeto y admiro que haya alcanzado, viniendo de las filas intermedias del M-19, un liderazgo que algunos comparan con el que ejercieron Bateman, Fayad y Pizarro.

Petro no es la continuidad del M-19, pero hoy es el líder más visible de una generación insurgente. Se le crítica su frialdad y caudillismo, pero ha hecho una carrera valiente y sin máculas.

Llegó a la Cámara en 1991 por la AD M-19. En 1994, se ahogó al Senado y fui testigo de la precariedad de esa campaña. Ese año, la AD M-19 perdió casi toda su bancada. En 1997, fracasó en su aspiración a la alcaldía de Bogotá. Sacó unos 7 mil votos. En 1998, con Navarro como cabeza de lista, volvió a la Cámara. Con un movimiento que llamaron ‘Vía alterna’ y con el lema ‘Llegó el ácido contra la corrupción’, la campaña

tuvo de original que repartían naranjas en las calles de Bogotá. En 2002 se reeligió a la Cámara, en 2006 saltó al Senado, fue candidato presidencial en 2010 y alcalde de Bogotá en 2012-2015.

Petro no es un político adinerado y su electorado es de opinión. Embargado y sin recursos, algunos desplazamientos en 2017 los hizo con la condición de que le pagaran las conferencias y los tiquetes. Para el foro de presidenciables del viernes 26 de enero de este año, la Tertulia Juntos Llegamos les pagó a él y a su esposa los tiquetes y el hospedaje. Y solo antes de la primera vuelta le facilitaron un crédito bancario. Hasta entonces la campaña fue muy austera.

Por ejemplo, la manifestación del domingo 4 de marzo en la Plaza de la Paz (como las del resto del país, creo) se efectuó con el esfuerzo de unos voluntarios. No hubo ni una bolsita de agua. Y asistieron unas 20 mil personas. Petro solo puso el discurso. En cambio, en la de Germán Vargas, que se realizó ese mismo día en el Paseo de Bolívar, no creo que hubiese escaseado el dinero.

Con certera perversidad, Paloma logró lo que la cantinflesca perorata de Zabaraín no pudo conseguir: desviar la atención de los colombianos.

@HoracioBrieva

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here