Transmetro, Recaudos SIT y el FET

El 6 de septiembre de 2016, el alcalde Alejandro Char y el entonces gerente del Área Metropolitana, Jaime Berdugo, expidieron el Acuerdo Metropolitano que creó el Fondo de Estabilización Tarifaria (FET), el cual comenzó a regir el 1 de octubre de ese año. Este instrumento se fabricó para garantizarle al Transmetro su sostenibilidad, con el argumento de que el pasaje del usuario no estaba alcanzando para cubrir la tarifa técnica, representada en los costos de operación de los buses del sistema masivo.

El Acuerdo estableció que el FET se nutriría de varias fuentes, siendo la más importante la proveniente de una especie de ‘impuesto’ a los buses y microbuses del sistema público tradicional, compuesto por unos 3.060 vehículos. Desde entonces, diariamente, los buses  –que son la mayoría– pagan $52.000 y los microbuses $31.000. Hagamos el ejercicio de sumar. Se darán cuenta que es mucha plata la que diaria, mensual y anualmente llega o debe llegar al FET.
¿Qué hace el Transmetro con esa plata? Ricardo Restrepo, el gerente, dice que la han usado para mejorar la flota, y terminar la 50 y el patio-portal de Barranquillita.

Pese a esto, debo decir que el FET se le impuso a la ciudad  casi en secreto, a mansalva, como la mayoría de las cosas de interés público que se deciden en Barranquilla. Pero no solo los usuarios no fueron consultados. También los transportadores medianos y pequeños fueron ignorados. Y hoy los tienen asfixiados porque el producido de sus vehículos apenas les alcanza para pagar el FET. “Esto no tiene nada que envidiarle a una vacuna extorsiva”, me dijeron los transportadores que entrevisté para esta columna.

El Acuerdo Metropolitano se convino, por arriba, entre la Alcaldía y los gerentes de las empresas transportadoras. Bonita la transparencia, bonita la democracia que practicamos en Barranquilla en donde hizo carrera –desde hace años– la norma dictatorial ‘va porque va’.

A mí me parece que esta balsa de rescate a Transmetro tiene una explicación. Esta empresa pública arrancó concesionándolo todo, en detrimento de sus finanzas, y una de las áreas que entregó a particulares fue el recaudo, lo que se produjo, como se sabe, un lloroso martes de Carnaval para que nadie se enterara. Lo supimos solo después del funeral de Joselito cuando ya todo estaba consumado.

Con una baja estructura de costos, Recaudos SIT se lleva el 17% del pasaje. Soltar la caja, el dinero contante y sonante, fue una desafortunada decisión con consecuencias en la sostenibilidad de Transmetro. Y hoy –creo– hay que reversarla. Tiene que haber un alcalde que se atreva a eso, como en su momento Char se atrevió a recuperar la soberanía tributaria del Distrito, que el señor Bernardo Hoyos le entregó irresponsablemente a unos privados.

El día que Transmetro recupere el recaudo, el FET tal vez no tendría sentido. Y el pasaje podría bajar.

@HoracioBrieva

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here